Teatro Bar Musica Bar Cine Bar Restaurantes Bar Arte Local Bar Entrevistas Bar Farandula Bar Que Hacer... Bar Anuncie Bar Suscribase Bar Contactenos

Se estrenó la segunda parte de la adaptación cinematográfica de la novela Los Juegos del Hambre (The Hunger Games). Este capítulo llamado “En Llamas” (Catching Fire) dirigido por Francis Lawrence, se renueva la acción de la primera cinta e incorpora elementos de suspenso y crítica social que la convierten una de las películas favoritas del año.
La película está basada en el segundo libro de la trilogía literaria Los Juegos del Hambre escrita por Suzanne Collins.

La historia
“En Llamas” tiene lugar en un país futurista llamado Panem, que se encuentra en lo que fue Estados Unidos. El Capitolio, la principal ciudad y sede del gobierno, se encuentra en algún lugar de las montañas rocosas. Hay un total de 12 distritos, pero hubo una vez un 13, que fue destruido en una rebelión contra el Capitolio. Los Juegos del Hambre se lleva a cabo anualmente en un escenario especialmente construido para el evento en un lugar no identificado.
Contra todos los pronósticos, Katniss Everdeen (interpretada por Jennifer Lawrence) ha ganado los Juegos del Hambre anuales junto con el otro tributo de su distrito, Peeta Mellark (Josh Hutcherson). Pero fue una victoria conseguida mediante el desafío al Capitolio y a sus crueles reglas. Katniss y Peeta deberían estar contentos. Después de todo, acaban de conseguir para ellos y sus familias una vida de seguridad y abundancia. Pero hay rumores de rebelión, y Katniss y Peeta, para su horror, son la cara de esa rebelión. El Capitolio está furioso y quiere venganza.
Finalmente una rebelión contra la opresión del Capitolio ha comenzado, y Katniss y Peeta compañeros tributos triunfadores de otras ediciones de los Juegos del Hambre (un macabro concurso de supervivencia televisado ) se ven obligados a regresar a la arena en una edición especial llamada Vasallaje de los Veinticinco.

Crítica social
Uno de los temas principales del libro es la supervivencia. Para ello tendrán que confiar en sus compañeros, es decir es la exaltación de la interdependencia frente a la independencia. Como un crítico señaló: “En el segundo libro de los juegos del hambre, Katniss y Peeta son definitivamente más interdependientes. Ambos se están ayudando uno a otro para sobrevivir. Ellos quieren que el otro sobreviva más de ellos mismos”.
En llamas, emplea una parábola sobre la fama del ciudadano común, elevado a los altares mediático por un concurso de talentos y convertido en marioneta trágica del mundo del espectáculo. Aquí las víctimas son Katniss y Peeta, que tras desafiar al Capitolio con su amor falsario y su triunfo en los juegos que dan título al primer libro, deben emprender una gira por los doce depauperados distritos para dar satisfacción al presidente Snow (Donald Sutherland) y evitar que prenda la insurrección.